SABORES INOLVIDABLES DE COLOMBIA

Sabores Inolvidables de Colombia

Así como es Colombia de biodiversa en naturaleza, lo es también culturalmente en costumbres gastronómicas. Cada región de Colombia se destaca con varios platos típicos, que te podemos garantizar serán sabores inolvidables en tus experiencias de viajes.

Los sabores colombianos están ligados a momentos históricos, a herencias de comunidades indígenas ancestrales mesclados con culturas foráneas que han dejado también su huella gastronómica en cada región de Colombia.

La cocina de Colombia, es tradición y sensibilidad de exquisiteces que se podrían comparar con los mejores manjares del mundo, fundidos al calor de un fogón criollo. Aquí abundan los frutos silvestres, las semillas, las plantas exóticas, el pescado, la carne de res, de cerdo y de pollo, la yuca, las papas, el maíz, entre otros.

Se podrían destacar muchos platos, pero mencionaremos los más populares:

Sabores Inolvidables en Islas de San Andrés Y Providencia

En esta región insular colombiana, marcada por la cultura de ingleses que poblaron esta región y la esclavitud, en la época de la conquista. Por aquellos días los esclavos, cuando les permitían hacer sus fiestas, celebraban con un plato típico que compartían en comunidad y lo llamaron Rondón que proviene de la expresión en inglés run down, en honor a la festividad.

El rondón es una sopa de pescado que tiene su origen en la cocina tradicional africana y llegó al Caribe con los antiguos esclavos. Lleva pescado, caracoles, marisco o cerdo. Además, se le añade yuca, ñame (un tipo de planta), dumplings (harina con polvo de hornear utilizada como aliño), plátano, pitiel (colita de cerdo), albahaca y orégano.

Cuando visites estas hermosas islas caribeñas, no dejes de probar este gran plato, llenos de sabores y de historia.

Sabores inolvidables del Litoral Caribe

Arepa de huevo es un plato que se hace en todo el país. No obstante, en cada zona, se elabora de una forma distinta. Las arepas de huevo son las más representativas de la gastronomía caribeña.

Para elaborarlas, hay que mezclar harina con agua y un poco de sal, amasar y hacer la forma de las arepas. Éstas se fríen durante tres minutos, se quita el exceso de grasa con papel de cocina y se abre una ranura en el borde. Por ella, se pone un huevo dentro. Se sella la masa y se fríe hasta que la arepa esté dorada.

Sancocho de gallina El primer paso para cocinar el sancocho de gallina es hacer un picadillo con cebolletas, tomates verdes y cebollas. Éste se machaca y se hierve con una cebolla entera y con cola de res a fuego alto durante una hora. Después se añade la carne de gallina y un plátano pelado y cortado. Esto se cocina durante media hora. Tras esto, se extrae la cebolleta entera y se añade yuca, sal, pimienta, comino, colorante y cilantro cimarrón.

 Enyucado Se pela y ralla la yuca. Luego, se mezcla con queso, azúcar y mantequilla derretida. Se echa leche de coco, coco rallado, anís machacado y se amasa. Finalmente, se agrega vainilla y canela, y se hornea durante media hora. Y queda el más delicioso dulce costeño que te puedas comer.

Sabores inolvidables montañeros. Región Andina

De sur a norte, Colombia está atravesada por las tres cordilleras de los Andes y la conforman 15 Departamentos, que, aunque difieren en algunas cosas como en acentos, temperamentos tienen en común sabores inolvidables de la montaña.

Allí destacamos varios platos típicos, que tienen que ver sin duda alguna con la arriería que enmarcó gran parte del desarrollo del país, porque se tejieron carreteras y puentes a lomo de mula. Estos hombres surcaban montañas durante meses enteros, así que la comida, era abundante en proteína y carbohidratos.

La bandeja paisa de numerosos ingredientes: Frijoles rojos, hogao (salsa de tomate y cebolla frita), carne molida, chicharrón (tocino frito), huevo, Chorizo, morcilla (intestino de cerdo relleno de aliños) aguacate, arroz, tajadas de plátanos de maduro. Y como si fuera poco, mazamorra (maíz pilado, cocinado en harina y mesclado con leche) acompañado de panela.

Ajiaco es popular sobre todo en Bogotá. Su preparación consiste en hervir pechuga de pollo en caldo de pollo, mazorca de maíz, cebolletas, dientes de ajo, cilantro, patatas (blancas, criollas y rojas), guasca (una hierba), cilantro, sal y pimienta. El resultado es una suculenta sopa.

Lechona tolimense se cocina sobre todo en la región de Tolima Grande. Consiste en preparar un cerdo entero de alrededor de 50 kg. Para ello, se limpia, se saca la carne y se deja la piel y la cabeza. La carne se adoba con cebolla picada, ajo, sal, pimienta y comino. Por otro lado, se elabora un relleno de guisantes, manteca de cerdo y cebolla picada, y se fríe con la carne.

La lechona se rellena con este preparado y se alterna el relleno con huesos de costilla para mantener la estructura. Se acompaña con arepas de maíz.

La sobrebarriga está formada por carne de vaca y salsa de tomate criolla. La carne de sobrebarriga se cuece con cebolla, ajo, pimienta y sal durante tres horas. En cuanto a la salsa, se fríen tomates, pimentón rojo, cebollas, ajo, achiote (una especia), comino, sal y pimienta.

Para la presentación, se pone la salsa encima de la carne. Además, se sirve con arroz blanco, yuca y aguacate.

Sabores inolvidables del Litoral Pacifico

El Pacífico colombiano es muy rico en oferta natural y en matices culturales. Herederos de influencias indígenas, españolas y africanas, los habitantes de esta región son reconocidos por su alegría, su gusto por la música, su talento para bailar y su increíble cocina.

Desde las pendientes de Nariño hasta las selvas del Chocó, pasando por el Valle del Cauca, la región del pacífico tiene muchas delicias que ofrecer a los visitantes. La calidez de los locales se verá expresada en un sinnúmero de manjares inolvidables.

El viche, la crema de viche, el arrechón, la tomaseca y la botella curada, son algunas de las muchas bebidas que rescatan los saberes ancestrales de esta cultura.

La magia de la fusión de culturas que hay en este lugar se deja ver en platos como el arroz atollado, los sancochos, el pandebono, el aborrajado, el champús y los exquisitos encocados de pescado o de mariscos que se pueden degustar en las costas y en las riberas de los grandes ríos de la zona.

Destacamos platos como:

Tamal de piangua (molusco) se acompaña de patacones que son plátanos machos verdes fritos, leche de coco, crema de leche de coco, hogao, papas, huevos cocinados. La preparación se envuelve en hojas de plátano y se pone al baño maría para que se cocinen los ingredientes.

Aborrajado de pescado con filetes de mojarra, huevos, harina de trigo, aceite y sal. Se comienza batiendo los huevos y añadiéndoles harina y sal hasta que quede una masa líquida. Después se rebozan los filetes de mojarra y se fríen hasta que queden dorados.

Lomo de boa para cocinar la carne de esta serpiente se cortan los lomos y se dejan en agua fría durante 15 minutos. Después se les pone zumo de limón, vinagre, sal y pimienta, y se dejan reposar otra hora.

La patarasca es una forma de cocinar el dorado o el pintadillo, otras dos especies de peces de río. Consiste en sazonar el pescado con ajo, pimentón y cebollas, y asarlo dentro de hojas de plátano durante media hora aproximadamente. Se puede acompañar con plátanos fritos y fariña, una harina elaborada con yuca.

Sabores inolvidables de los Llanos Orientales

“Los Llanos Orientales se conoce como la región de la Orinoquía colombiana. El potencial de la cultura alimenticia en la región se nutre a través del “poder de la palabra” y el de la creencia ancestral para contrarrestar los sabores y efectos, para mitigar el dolor, generar vida, aumentar el deseo, elevar el espíritu, llamar la fertilidad y “levantar muertos”, como se expresa en la región de manera popular cuando alguien está agonizando o tiene una resaca”. (Astrid Quintero Prieto * Especialista en Gerencia y Gestión Cultural, Universidad del Rosario. Comunicadora Social y Periodista, Universidad Los Libertadores).

Algunas de las recetas llaneras más conocidas son:

Ternera a la llanera también se le llama mamona. El ingrediente principal es la ternera de aproximadamente un año, a la que se le hacen cuatro tipos de cortes distintos. Los trozos de carne cortados se cubren con tiras de piel de la ternera, se adoban con sal y se hornean entre ocho y diez horas a 250º. También es típico cocinarlos en unos palos cruzados sobre una hoguera.

Picadillo criollo se necesita carne de vaca cecina (salada y secada al sol), plátanos verdes, yuca, calabaza, cebolla, cilantro cimarrón, dientes de ajo picados, sal, pimienta y comino.

Mojarra frita, se adoba con zumo de limón, leche, harina de trigo, sal y pimienta y luego se frita en aceite hasta que esté dorado. Se acompaña de patacones de plátano verde, arroz blanco y ensalada.