15 Feb 2016

¿Quieres una taza del café más suave del mundo?

Lo primero que hay que saber en donde se cultiva el café más suave y delicioso del mundo. Bueno este título lo tiene Colombia, el cual ostenta ya hace muchos años.
Según los expertos  y la Federación Nacional de Café de Colombia, lo implica llevar un café de calidad del árbol a la taza, está en el arduo, en la mística y casi artesanal trabajo del caficultor colombiano asociado con la obtención de un café sobresaliente, de calidad superior.

Dada la estructura de la propiedad y el tamaño promedio de las pequeñas fincas cafeteras colombianas, las labores de recolección y post cosecha las realizan los mismos productores, garantizando un compromiso especial con el producto que sale de su finca.

 De manera similar, son los mismos pequeños productores quienes, al emplearse como recolectores de las fincas de mayor extensión, consolidan la cultura cafetera de calidad que se ha desarrollado en las diferentes regiones del país.

“En su gran mayoría los cafeteros colombianos viven en pequeñas fincas o parcelas cuyos cultivos de café, en promedio, no superan las 2 hectáreas. Solamente algo más  del 5% de los productores colombianos de café tienen plantaciones de un tamaño superior a las 5 hectáreas. La reducida dimensión de sus cultivos ha permitido mantener una vocación esencialmente familiar en la industria cafetera colombiana. La gente del café en Colombia tiene a la familia como una de sus prioridades y valores”.

Esto ha hecho posible hoy, que alrededor de la cultura del Café Colombiano se gesta la industria del Agroturismo, o turismo rural, tan mencionado en el Eje Cafetero declarado por la UNESCO Patrimonio Paisajístico de la Humanidad.
Bueno, pero entonces donde puedo tomar una deliciosa taza deCafé Colombiano?

En realidad ya hay una buena oferta en Colombia en donde
cualquier turista nacional o extranjero puede ir en al Eje Cafetero, también
llamado Triángulo del Café, que es una región comprendida en su extensión por
los departamentos de Caldas, Risaralda, Quindío, la región nor-oriental del
departamento de Valle del Cauca, toda la región del suroeste de Antioquia y el
nor-occidente del Tolima.

En esta crónica queremos
hablarles esencialmente de nuestra experiencia en la Hacienda Oro Molido ubicada en Fredonia
Antioquia, situada 58 kilómetros al suroeste de Medellín, a 1.800 metros de
altura. La experiencia es completa para  los viajeros para que conozcan la producción
del café en todas sus fases y sientan, por un día, lo que es estar detrás de la
siembra y recolección de este producto.

Al llegar a la finca los
visitantes, son recibidos por la administradora Adriana Lucia Leiva ingeniera agrónoma
y experta catadora de café, quien da la bienvenida e inicia el recorrido.

 Los visitantes
degustan primero deliciosas frutas frescas recién bajadas de los árboles, las
cuales se encuentran ubicadas en un típico toldo de mercado campesino, que ambienta
y embellece el lugar. También está aquí el típico Jeep con los bultos de café,
listos para salir al comercio.
La guía conduce a los visitantes
hacia los cultivos de café dela Hacienda:
A lo largo del recorrido se hacen
escalas en las diferentes estaciones o pasos de producción, primero por el
germinador, en donde crecen las semillas y nacen las chapolas (plantas del
café), luego por el almácigo, lugar donde se trasplanta el cafetal en bolsas
negras hasta su crecimiento y, finalmente, por la plantación en terreno.

Luego
de observar este paso, sigue el área de fertilización, donde las plantas crecen
y desarrollan raíces, de modo que cuando estén grandes puedan producir los
granos rojos, llamados “cerezas maduras”.

En este lugar, el visitante puede
ver también el proceso industrial, que consiste en despulpar el grano, que
luego se lava y pasa por un mecanismo de secado en el que el café toma el
aspecto del “pergamino”, llamado así porque obtiene un cascarón de color crema
similar a la textura de ese papel.

 

Este grano es trillado para eliminar la
cáscara y dejar solo el fruto, que después se tuesta.
Todo este trabajo es realizado
por campesinos quienes han nacido literalmente en los cafetales, familias de muchas
generaciones que sea han criado a punta de café. Viven diferentes temporadas,
que van desde la siembra hasta la cosecha, en la que es común el nombre de las
Chapoleros, quienes son los expertos recolectores del grano de café.

Por fin de regreso a la casa, típica
hacienda cafetera paisa, te espera una deliciosa taza de café. Que saboreas
sorbo a sorbo, tratando de identificar los sabores que Adriana Lucia, explicó
se obtiene del café, según donde se halla cultivado.

A la hora del almuerzo, el visitante
degusta una buena “bandeja paisa” compuesta por frijoles, arroz, carne molida, chicharrón,
huevo, morcilla, chorizo, arepa y aguacate, que es el plato típico del campesino,
quienes son orgullosos de su gastronomía y quienes no cambian su plato por
ninguno en el mundo. La verdad es esquisto, muy completo, yo diría repleto,
apenas para esa duras faenas del campesino.
¿Te Gustó El Artículo?
Recibe información sobre Colombia

Recibe en tu Email los mejores contenidos de nuestro blog

Etiquetas: , , , , ,

Leave a reply

Name
E-mail
Website